martes, 9 de noviembre de 2010

Sacerdote dice guardias cobran $5 mil por cada haitiano ilegal

El cobro de cinco mil pesos a cada haitiano que entra al país de manera ilegal fue denunciado este martes por el padre Regino Martínez, quien acusó al Cuerpo Especializado de Seguridad Fronteriza (CESFRONT) de aplicar la ilegal medida, y afirmó que existe una migración incontrolada en la frontera Noroeste entre Haití y República Dominicana.

Martínez, coordinador de Servicios Jesuitas de Refugiados, dijo que en la frontera no existen los dispositivos para detectar armas, ni perros amaestrados para decomisar drogas, para que un soldado pueda hacer el trabajo y detener el tráfico ilegal.

Expresó que antes del Cólera las autoridades cobraban la suma de RD$2,500 por cada ciudadano ilegal haitiano, pero que ahora cobran la cifra de RD$5,000.00 pesos.

Indicó que el cobro del dinero es autorizado por la posta militar.

Entrevistado en la puerta del Congreso Nacional a donde acudió para apoyar a los profesores, organizaciones de la sociedad civil y comunitarias que reclaman que el gobierno cumpla con la cuota del cuatro por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para la educación, el religioso consideró que lo que se necesita es que las autoridades apliquen la ley para evitar el tráfico de personas y armas, que calificó de incontrolado.

Enfatizó en que no hay un control inteligente para saber si es droga o armas, porque a la frontera nunca se ha llevado un detector de armas, o un perro amaestrado para controlar la droga, lo que obliga al guardia a actuar bajo presunción.

También planteó reabrir el mercado binacional, cuyo cierre perjudica no solo a los haitianos, sino también a los dominicanos.

Entiende el sacerdote que los dominicanos no hacen un favor vendiéndo los productos a los haitianos, ya que éstos también se benefician y dinamizan la economía de la zona.

Por su parte, la directora del Movimiento de Mujeres Dominico-Haitianas, Sonia Pierre, denunció que miles de dominicanos de ascendencia haitiaia son víctimas de un proceso de desnacionalización retroactiva por la negativa de las autoridades a permitir renovar u obtener copias de documentos fundamentales para el ejercicio de una ciudadanía plena, cientos de estudiantes dominicanos de origen haitiano, al terminar sus carreras, no han podido aprovechar becas para estudios en el extranjero por esa situación.

No hay comentarios: