sábado, 4 de diciembre de 2010

Iglesia Católica favorece 4% PIB para Educación

El semanario Camino dice no se trata de un capricho, sino de un mandato de la Ley

SANTIAGO. El arzobispado de aquí consideró que la demanda para que se destine el 4% del Producto Interno Bruto de los ingresos del gobierno para la educación no es un capricho de mentes calientes, pues “la Ley 66-97 de Educación, en su artículo 197 lo establece”.

Afirma que hacía mucho tiempo que en el país no se veía una campaña que aglutinara a tantos sectores luchando por una causa común que cohesiona ese anhelo que por años ha quedado en el olvido de los gobiernos.

La Iglesia católica local en el editorial del periódico semanario Camino que circulará el domingo, indica que el coro de reclamos ha sonado desde rectores universitarios, economistas, líderes empresariales, gremios profesionales, llegando hasta el más humilde dominicano, que siente en carne propia el deterioro y estancamiento del sistema educativo.

Indicó que la falta de una inversión en educación ajustada a la realidad ha llevado a ocupar lugares vergonzosos a nivel internacional.

“Ocupamos el puesto 108 de 169 países en calidad de la educación. Es triste escuchar a profesores narrar testimonios de vivencias en las aulas con alumnos universitarios y de la educación media, quienes tienen profundas deficiencias académicas. Las vienen arrastrando desde los niveles iniciales”, adujo Camino.

Cree que el gasto público anual en educación debe alcanzar en su período de dos años, a partir de la promulgación de esta ley, un mínimo de un 16% del gasto público total a un 4% del Producto Interno Bruto, PIB, estimado para el año corriente, escogiéndose el que fuere mayor de los dos, a partir del término de dicho período.

Por ello cree que estos valores deberían ser ajustados anualmente en una proporción no menor a la tasa anual de inflación, sin menoscabo de los incrementos progresivos correspondientes en términos de porcentaje del gasto público o del Producto Interno Bruto, PIB.

“Sectores oficiales argumentarán que no hay recursos económicos para cumplir este mandato, pero sabemos que a través de los años se han invertido cuantiosos recursos en obras no prioritarias para alcanzar el desarrollo nacional” dijo.

Estimó que ha faltado voluntad política y creer firmemente en la educación como el mejor camino para llegar al progreso.

“Sabiamente dice la Doctrina Social de la Iglesia: Entre las causas que en mayor medida concurren a determinar el sub-desarrollo y la pobreza, además de la imposibilidad de acceder al mercado internacional, se encuentra el analfabetismo, las dificultades alimenticias, la ausencia de estructuras y servicios, la carencia de medidas que garanticen la asistencia básica en el campo de la salud, agua potable, la corrupción, la precariedad de las instituciones y de la misma vida política”.

Ve como en muchos países hay una conexión entre la pobreza y la falta de libertad, de posibilidades de iniciativa económica y administración estatal capaz de predisponer un adecuado sistema de educación e información.

No hay comentarios: