sábado, 29 de enero de 2011

Padre Luis Rosario lamenta abandono de los jóvenes de parte de la familia

El padre Luis Rosario manifestó ayer una gran preocupación por el abandono y desamparo de una gran cantidad de jóvenes dominicanos de parte de la familia y el Estado, y dijo que eso es lo que contribuye a que muchos estén involucrados en actos delictivos.

Como ejemplo, el coordinador de la Pastoral Juvenil de la Iglesia Católica, destacó que más del 50 por ciento de los matrimonios que se registran en el país terminan en divorcios, lo que convierte a los hijos en “pelotas rebotando de un padre a un padrastro y de una madre a una madrastra”.

Dijo que una familia rota no hace bien a los hijos ya que le impide crecer de forma y en un ambiente armonioso.

El padre Luis Rosario fue entrevistado sobre el tema mientras encabezaba ayer el Congreso de Jóvenes 2011 con jóvenes pertenecientes a la Arquidiócesis de Santo Domingo con el tema “Vida y Voz de la Juventud en Nuestro Pueblo” y el Lema “Dios, Patria y Libertad”, organizado por la Pastoral Juvenil en el marco de las celebraciones del Día Nacional de la Juventud, el próximo lunes 31 de enero.

Dijo que las familias disfuncionales o que no aportan al joven la armonía que necesita conlleva una inducción a la violencia y delincuencia.

Entiende el religioso que el Estado no valora lo suficiente el papel de la familia y no hay programas destinados a lograr familias sanas y unidas.

Agregó que muchos muchachos que provienen de parejas que se conforman por temporadas y otros son frutos de momentos pasionales, entre otras modalidades, creando situaciones que son sumamente trágicas, penosas e inhumanas para los hijos, muchos de los cuales terminan siendo criados por otro pariente que no es ni la madre ni el padre.

Señaló que en las escuelas tampoco hay orientación hacia la familia. Entiende el padre Rosario que se hace necesario refundar el valor de la familia y trabajar de forma ordenada el comercio del sexo.

Agregó que en el país hay acciones que incitan al sexo fácil tanto en heterosexuales como en homosexuales y que prosperan prostíbulos, casa de cita, la propagación de preservativos hasta en lugares de recreación y la promoción del aborto, que son cosas que destruyen la vida familiar.

Recordó que con motivo de la fecha la Iglesia Católica ha estado realizando diferentes actividades donde se involucra a los jóvenes. Para hoy tienen previsto realizar el Festival Mi Voz para Cristo, en la Iglesia San Pablo.

No hay comentarios: