viernes, 8 de abril de 2011

Combustibles aumentan costo de la vida

El alza de los precios de los combustibles, que se incrementa en forma sostenida desde principios de este año y que de acuerdo a las declaraciones ofrecidas ayer por el ministro de Industria y Comercio continuará esta semana, ha disparado los precios de la mayor parte de los bienes y servicios que consume la población.

El alza de los precios ha llevado al Banco Central a revisar sus metas de inflación para este año, que de acuerdo a la programación estaba estimada entre 5-6 por ciento.

Del primero de enero a la fecha, el precio de la gasolina premium se ha incrementado en 36.10 pesos; el de la gasolina regular en 35.20 pesos; el del gasoil regular en 35.70 pesos y el del gasoil premium en 33.70 pesos; mientas, que el del gas licuado de petróleo ha subido 9.91 pesos.

Esto ha llevado los precios de esos combustibles de 172.70 en enero a 208.70 pesos en el caso de la gasolina premium; la gasolina regular pasó de 161.90 a 197.10 pesos; el gasoil regular de 145.30 a 181.00 pesos y el gasoil premium de 151.60 a 185.30 pesos.

En el mismo período, el gas licuado de petróleo pasó de 89 a 98.91 pesos el galón.

Las víctimas inmediatas de esas alzas son quienes utilizan el transporte público de pasajeros, donde los precios se han incrementado en casi un 100 por ciento.

En enero pasado un pasaje en una ruta regular costaba 15 pesos y en las llamadas rutas largas 20 pesos.

Hoy, el precio de los pasajes tiene unas escalas tan irregulares que en algunos casos, se les cobra a los pasajeros desde 30 a 40 pesos en las llamadas rutas largas. En las otras, llamadas cortas, el precio va de los 25 a los 30 pesos.

Esta irregularidad se da a pesar de que más del 90 por ciento de los vehículos del transporte público utiliza GLP, que es el combustible que menos ha subido de precio, en parte porque el Gobierno mantiene un subsidio a ese combustible a través del congelamiento de su precio.

En el caso de los medicamentos, se ha precisado que existen algunos cuyo incremento de precio oscila de un 35 a 75 por ciento.

En lo que se refiere al precio de los alimentos, el incremento es más difícil de establecer debido a la competencia que existe entre las grandes cadenas de supermercados que a través de ofertas varían los precios reales.

Esto último se aplica a quienes compran en esos establecimientos, debido a que para quienes lo hacen en colmados, los precios o se han incrementado en forma considerable o simplemente nunca han bajado, no importa la coyuntura.

Por ejemplo, en el caso de los víveres y plátanos, verduras, frutas y vegetales se da el caso de que los vendedores ambulantes tienen precios al pregón mucho más bajos que los colmados que están en las calles por donde transita.

Para la mayor parte de la población, la situación se agrava por la disminución de su capacidad de consumo por la pérdida de poder adquisitivo de sus salarios.

Una discusión relacionada con el reajuste salarial, comenzando con el mínimo en el Comité Nacional de Salarios ha sido pospuesta desde el último trimestre del pasado año y ya pasó el primero de éste y no hay indicios de que se produzca el deseado incremento.

No hay comentarios: