martes, 14 de junio de 2011

Un 20% de los dominicanos vive en el extranjero


“Cerca de dos millones de dominicanos, es decir un veinte por ciento de la población, residen en el exterior”, según el Consejo Nacional para las Comunidades Dominicanas en el Exterior (Condex). El organismo destaca que sólo en EE.UU. para julio de 2008 vivían 1,334,000 criollos.
Resalta, en sus memorias correspondientes a 2010 presentadas al Congreso Nacional por el presidente Leonel Fernández en febrero pasado, que sólo en Nueva York los dominicanos representan la segunda concentración de latinos y en Puerto Rico, la primera extranjera, al representar el 60% de todos los inmigrantes.

Al igual que otros estudiosos, la investigadora Marianella Belliard, del Observatorio Migrantes del Caribe (OBMICA), identifica varias etapas en la emigración de dominicanos hacia Estados Unidos.

Recuerda que la primera se produce en la década de 1960, cuando ya la represión que se vivía bajo la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo había inducido a la salida de muchos dominicanos por razones políticas. “Pero no es hasta la caída del tirano cuando se empieza a ver un aumento significativo de dominicanos buscando estabilidad política en los Estados Unidos, lo que fue facilitado por las políticas y leyes de inmigración de los Estados Unidos que se podrían calificar de ‘acogedoras’ ya que se basaban fundamentalmente en el principio de reunión de la familia”, sostiene.

Belliard asegura que una segunda etapa se produce en la década de 1970. “Con la ‘estabilidad’ política que se establece con el gobierno de Joaquín Balaguer no se percibe una gran alza, pero sí hay que mencionar que es a principios de los 70 que se registra el ‘primer’ viaje  en yola hacia Puerto Rico”.

El Condex señala que, “de acuerdo con una encuesta de la Oficina del Censo de los Estados Unidos, al 2006, unos 69,864 dominicanos estaban registrados en Puerto Rico, sin embargo, algunos estiman que son cerca de 300,000 los dominicanos que residen en Puerto Rico”.

Explica además que la oficina de estadísticas de la Unión Europea, EUROSTAT, asegura que un 6% de la población latinoamericana residente en Europa es de origen dominicano. Las principales concentraciones se encuentran en España e Italia.

El Instituto de Estadísticas de España (INE) cifraba para el año 2008 en 80,973 la cantidad de dominicanos en España, la sexta concentración extranjera. En el 1995 las autoridades de extranjería españolas registraban una población 14,470 dominicanos, señala el Condex.

Indica que en el caso de Italia, el Instituto Italiano de Estadísticas, registra que los dominicanos son la cuarta concentración de población extranjera, con 18,591 personas a diciembre de 2007. Holanda, en cambio reportó 11,600, un 14% del total de emigrantes latinos.
Los peloteros resaltan
En el béisbol, y desde que Osvaldo Virgil debutó en Grandes Ligas en septiembre de 1956, al menos 539 dominicanos han logrado entrar a este círculo. Sólo este año han debutado 14. Oriundo de Montecristi, Virgil emigró con su familia a la edad de 13 años a Estados Unidos, país al que sirvió en la guerra de Corea cumpliendo servicio militar obligatorio.

La comunidad migrante se siente representada en jugadores como Moisés Alou, Álex Rodríguez y Ronald (Ronnie) Belliard, que nacieron en EE.UU., de padres dominicanos. Muestra gran orgullo por el lanzador Juan Marichal, de Montecristi, elevado al Salón de la Fama de Cooperstown, en 1983.

En la actual temporada de Las Grandes Ligas los 30 equipos iniciaron con 749 jugadores en roster y 97 en lista de incapacitados. La Major League Baseball informó que el 27.7% de estos peloteros nacieron en 14 países fuera de EE.UU. de los que  República Dominicana encabeza la lista, con un total de 86. Le siguen Venezuela, con 62; Puerto Rico con 20; Cuba, con 11 y México, con 5.

También, Panamá, con 4; Colombia, con 3, y Nicaragua, con 2. Además de los peloteros, en el mundo del deporte destaca la participación de Al Horford y Francisco García en la NBA, así como el dominicano-estadounidense Charlie Villanueva, nacido  en Nueva York e hijo de padres dominicanos, y del atleta de campo y pista Félix Sánchez, quien –aunque nació y se formó en EE.UU.- decidió competir en representación de República Dominicana. En agosto de 2004 le dio al país la primera medalla de oro olímpica de su historia.
LA DOMINICANIDAD
Ramona Hernández
Investigadora de la CUNY

Ser dominicano es preservar una memoria histórica, defender unos valores, comprometerse a transmitir ambos y abogar por todo aquello que es dominicano/a donde quiera que uno esté. Me parece que una buena parte de la segunda y tercera generación hace exactamente eso, sin ni siquiera contar con la aprobación o desaprobación de los que residen en el suelo patrio”.
De Julia a Óscar Wao

Los dominicanos en Estados Unidos se destacan en la música, como sucede con Johnny Pacheco, que hizo grandes aportes al desarrollo de la salsa desde la ciudad de Nueva York. También en el cine, con una figura descollante como Zoe Saldaña.

En la literatura tienen representantes reconocidos en el caso de Junot Díaz, ganador de un Pulitzer por su novela “La breve y maravillosa vida de Óscar Wao”, y en Julia Álvarez, una novelista consagrada con títulos que retratan la migración como “Yo” y “De cómo las muchachas García perdieron su acento”.

No hay comentarios: