sábado, 23 de julio de 2011

Ataque mortal en Oslo

El terrorismo azotó Noruega ayer cuando una bomba perforó edificios, incluida la oficina del primer ministro, al tiempo que un hombre abrió fuego en un campamento juvenil en los peores ataques al país desde la Segunda Guerra Mundial.
Al menos 16 personas murieron en la explosión, mientras que un testigo reportó haber visto entre 20 y 25 cadáveres entre los jóvenes baleados en el campamento del Partido Laborista en Utoya, una isla en las afueras de Oslo.
Un sospechoso del tiroteo fue arrestado, señaló el inspector policial Bjoern Erik Sem-Jacobsen. El atacante estaba uniformado como policía, agregó.
El testigo Andre Scheie dijo haber visto cadáveres en las costas de Utoya.
“Hay muchos muertos en la costa... hay entre 20 y 25 fallecidos”, afirmó en declaraciones a la televisora NRK, y agregó que vio gente muerta en el agua. El jefe de policía interino Sveinung Sponheim le dijo NRK que los investigadores sospechan que los dos ataques están relacionados entre sí.
La plaza del atentado en Oslo, donde se entregan los premios Nobel de la Paz, estaba cubierta con metal retorcido, vidrios rotos y documentos expulsados de edificios cercanos, que albergan oficinas gubernamentales y algunos de los periódicos más importantes de Noruega.
La mayoría de las ventanas en el edificio de 20 pisos donde laboran el primer ministro Jens Stoltenberg y su administración estaban destrozadas.
Stoltenberg estaba trabajando en su casa y resultó ileso, informó su asesor Oivind Ostang.
La televisora NRK mostró un video de un automóvil ennegrecido volteado en medio de los escombros. Un reportero de The Associated Press que estaba en la oficina de la agencia de noticias noruega NTB dijo que la explosión estremeció el edificio y que todos los empleados fueron evacuados. En la calle vio una persona sangrando de la pierna mientras la ayudaban a salir del lugar.
La policía de Oslo dijo que la explosión fue causada por “una o más bombas”, pero no quiso hacer conjeturas sobre quiénes podrían estar detrás del ataque. Luego, la policía cerró las oficinas de la televisora TV 2 después de descubrir un paquete sospechoso.
En Utoya, un hombre baleó a varios jóvenes, dijo el portavoz del partido Por Gunnar Dahl a la AP. La explosión ocurrió a las 3:30 de la tarde (1330 GMT). El testigo Ole Tommy Pedersen estaba de pie en la parada de un autobús a unos 100 metros (109 yardas) del edificio cuando vio cómo la detonación destruía casi todos sus cristales.
Indicó también que una columna de humo se elevaba de los pisos inferiores.
“Vi a tres o cuatro personas siendo trasladadas fuera del edificio unos minutos después”, señaló Pedersen a la AP. La embajada de Noruega advirtió a los norteamericanos que evitaran visitar el centro de Oslo.
Heide Bronke Fulton, vocera del Departamento de Estado en Washington, calificó el acto como “despreciable”.
Agregó que no se tenía confirmación de víctimas estadounidenses. Estados Unidos le ha ofrecido ayuda a las autoridades noruegas pero no ha habido pedidos específicos de asistencia, dijo.

EL MUNDO REACCIONA TOTALMENTE INDIGNADO
Estados Unidos condenó este viernes el “despreciable” atentado con explosivos contra edificios del gobierno en la capital noruega, Oslo, y señaló estar dispuesto a proveer la ayuda que le sea requerida.
“Condenamos este despreciable acto de violencia”, dijo a la AFP el portavoz del departamento de Estado, Heide Bronke Fulton.
“Nuestros corazones están con las víctimas y sus familias, y hemos tendido la mano al Gobierno noruego para expresarles nuestras condolencias”, añadió.
Por su parte, el presidente de la Unión Europea, Herman Van Rompuy, condenó el viernes la “cobardía” del atentado y expresó su solidaridad al primer ministro, Jens Stoltenberg.
“Condeno de la manera más enérgica los actos de cobardía que no tienen justificación alguna”, declaró Herman Van Rompuy, quien se encuentra “muy conmocionado”, según el comunicado.
El presidente del Parlamento europeo, Jerzy Buzek, expresó por su parte su condena.
“Noruega ha aportado colaboración a la búsqueda de la paz en las regiones más inestables del planeta. Lo último que merece es un atentado terrorista”, dijo.
Van Rompuy precisó que “envió el mensaje de condolencias y solidaridad de la Unión Europea al primer ministro, Jens Stoltenberg, y al pueblo noruego”, y expresó sus condolencias más sinceras a las familias de las víctimas.
Por otra parte, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen condenó este viernes el “odioso” acto de violencia en Noruega después de la explosión de uno o dos bombas y de un tiroteo, contra un país.

No hay comentarios: