lunes, 5 de diciembre de 2011

Náufragos dominicanos celebraron partida a Puerto Rico con merengue y bachata


Nagua (R. Dominicana), 5 dic (EFE).- Muchos de los viajeros que intentaron llegar a Puerto Rico en una rudimentaria embarcación que naufragó en una playa del noreste dominicano se despidieron de sus familiares con festejos a ritmo de bachata y merengue, según contaron hoy algunos de los parientes.Ramón Antonio Alvarado dijo a Efe que su hijo Bladimir Alvarado y su nuera, Milly García, siguen desaparecidos, por lo que pidió a las autoridades que intensifiquen la búsqueda, que hasta el momento ha dado como resultado la recuperación de tres cadáveres.

Alvarado manifestó que desconocía que su vástago haría esa peligrosa travesía, pero que otros de los viajeros festejaron con amigos y familiares antes de marcharse.

Subrayó que en Nagua, municipio cabecera de la provincia María Trinidad Sánchez (noreste), todo el mundo sabía de la salida de ese viaje a Puerto Rico, porque algunos celebraron el viernes en la noche con bachata, merengue y consumo de bebidas alcohólicas.

Mientras, la madre de Alvarado, Jiquina Vásquez González, expresó que su hijo la visitó el sábado en la noche para despedirse de ella.

"Le dije que no se fuera en yola a Puerto Rico porque el mar estaba muy bravo, pero no me hizo caso, se fue y ahora no sabemos nada de él y de su esposa", dijo la mujer en medio de llantos.

Alvarado manifestó que el organizador del viaje solo es conocido por el mote de "Chichí", en tanto que el capitán de la yola es Heriberto Lantigua, quien se encuentra prófugo.

María de los Ángeles Villa, María Carmen Vólquez, María Idalia Serrano, Cristóbal Vélez, Filiberto García y Rosa Emma Gómez se encuentran entre quienes aún desconocen el paradero de sus hijos.

Estos padres expresaron por separado que sus vástagos les informaron que harían la travesía para buscar un mejor futuro.

Sin embargo, expresaron que les aconsejaron que no partieran por las pésimas condiciones del tiempo, pero que no les hicieron caso.

Diani Santiago, esposa de Pedro Ramírez Sánchez, de 30 años, uno de los náufragos fallecidos, reveló que cuando su esposo le comunicó que tenía la intención de emigrar a Puerto Rico por mar se opuso a la idea, pero que de nada valieron sus ruegos para que no hiciera la peligrosa travesía.

La directora de la Defensa Civil en Nagua, Minerva Santos, dijo a Efe que las labores fueron suspendidas por el mal tiempo.

Santos expresó que hoy se registran oleajes en la playa donde ocurrió el accidente de 7 y 8 pies de altura, lo que ha dificultado las labores de rescate, pero prometió que si el tiempo mejora mañana podrían reiniciarse.

Indicó que uno de los sobrevivientes le comunicó por teléfono que en el bote viajaban más de 90 personas y que 65 lograron salir a la costa con vida, pero que desconocen la suerte de los demás.

El oficial de la Marina de Guerra de República Dominicana, Miguel de Jesús Faña, dijo que aunque la Defensa Civil y otros organismos de socorro suspendieron las labores de búsqueda, ese organismo naval continúa rastreando la zona en búsqueda de posibles sobrevivientes o cadáveres.

Asimismo, descartó que en la yola viajaran 95 inmigrantes, alegando que la misma tenía capacidad para albergar solo 30 personas y cree que tras el accidente, exceptuando a los tres que murieron, todos lograron salir con vida.

Efe observó que en la playa donde ocurrió el naufragio no habían equipos de rescates ni socorristas de ninguna institución, sino familiares de los desaparecidos que trataban de obtener alguna información que los conduzcan a localizar a sus parientes. EFE

No hay comentarios: