domingo, 11 de marzo de 2012

Comunidades de Montecristi realizan viacrucis reclamando agua, luz y carretera


Hatillo Palma-. Con la consigna “sin agua, sin luz, ni carretera, no hay votos en la zona costera”, habitantes de comunidades de Montecristi realizaron un viacrucis que recorrió unos 16 kilómetros.

Los organizadores dijeron que con dicho peregrinaje se procura sensibilizar a las autoridades gubernamentales para que vayan en atención de las secciones y parajes de la costa de esa provincia, y solucionen la problemática de agua potable, energía eléctrica y carretera.

El víacrucis fue convocado por Cáritas Diocesana Mao-Montecristi y las diversas organizaciones comunitarias de Arroyo Caña, Agua de Luis, Los Derramaderos y otras de la zona, e inició en la primera de las localidades y culminó en el distrito municipal de Hatillo Palma.

Desafiando un candente sol, centenares de habitantes de las comunidades costeras de Montecristi realizaron el peregrinaje cargando con una cruz y portando pancartas con sus demandas.

El obispo de la diócesis Mao-Montecristi, monseñor Diómedes Espinal, acompañó el viacrucis y cargó con la cruz; al final de la actividad se sumó el Senador de Montecristi, Heinz Vieluf Cabrera.

Obispo Mao-Montecristi critica al Gobierno
El Obispo de la Diócesis Mao-Montecristi, Monseñor Diomedes Espinal, arremetió contra el gobierno, al que calificó de indolente y de olvidarse de las comunidades más empobrecidas.

Al culminar un viacrucis de las comunidades costeras de Montecristi en reclamo de agua potable, electricidad y carreteras; el prelado católico sostuvo que “no queremos un Nueva York chiquito, queremos una República Dominicana grande, en donde no sólo un grupito ande viajando por elevados, túneles y Metro, sino que los campesinos puedan moverse por carreteras”.

“Parece ser que tenemos un gobierno sordo, mudo, indiferente y que no tiene compasión de los más pobres”, adujo la máxima autoridad de la iglesia católica en el Noroeste.

El obispo de la Diócesis Mao-Montecristi explicó que el viacrucis que culminó en Hatillo Palma no era una actividad política, sino de unas 20 comunidades que vienen padeciendo de la falta de servicios básicos como son: el de agua potable, electricidad y vías de comunicación en buen estado.

“Simplemente queremos que se atiendan estas necesidades básicas, para el desarrollo y crecimiento de estas comunidades pobres, olvidadas por todos”, precisó Espinal, quien pidió a los políticos no sólo ir a esos pueblos en campaña a hacer falsas promesas.

No hay comentarios: