sábado, 18 de octubre de 2014

RETRATO DE LA CIUDAD DE MAO

¨(el que lee, entienda)¨ -Mateo 24:15

¡Qué sociedad esta de Mao! Donde se promueven los vicios y la degradación moral, desde la mañana hasta la noche. Donde se invita a beber y a la promiscuidad sexual por medio de grandes y ruidosos altoparlantes que se pasean escandalosamente por la ciudad, penetrando en todo lugar sin freno y sin control. Esta vocinglería no respeta hospitales, escuelas, ni iglesias; irrumpe con su molestosa propaganda en nuestras casas, promoviendo la desvergüenza.

Aquí no hay censura para nada. Se vende alcohol a la vista de todo el mundo, y la gente se sienta donde todo el mundo lo vea, exhibiendo su vaso o su botella. Esta conducta inapropiada tiene el aval de las autoridades, que tienen que velar por la decencia y las buenas costumbres.

Nuestros niños, niñas y adolescentes crecen viendo todo este desastre, al lado y en el frente de sus casas; pues los lugares donde todo lo antes expuesto se hace, están dentro de la ciudad y a la vista de todo el mundo. Este es un retrato escrito de la miseria espiritual que caracteriza a esta sociedad de Mao del Siglo XXI.

Este es un ejemplo maldito, un legado bochornoso y patético que estamos dejando como herencia a nuestros hijos. Luego no nos podremos quejar de los resultados que esta decadencia está propiciando. Al paso que va esta sociedad, llegará rápidamente, sin dudas, al desenfreno total, al caos y a la anarquía.

Si amas esta ciudad, debes sentir preocupación por ella. Debemos hacer algo  para parar esta carrera maratónica hacia la degradación.  Te invito a ser parte de este sentir por la promoción de la decencia, la tranquilidad, la paz, las buenas costumbres y la conducta cívica de la ciudad de Mao. Te invito a unirte a nuestra voz que clama a Dios en oración por autoridades comprometidas con el respeto y la decencia para salvar nuestra sociedad.

Leandro González
Pastor de la Primera Iglesia Bautista de Mao.
Gastón F. Deligne 47, Esq. Máximo Cabral, Sibila.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Estamos contigo, Leandro.

Con el permiso tuyo y de Eduard, me gustaría reproducir esto en Mao en el Corazón.

Muy acertado tu escrito. Ojalá y alguien oiga.

Isaías

LEANDRO GONZALEZ dijo...

Tienes mi permiso para reproducir mi artículo en tu página Isaías, y gracias.

Anónimo dijo...

Leandro, placer inmenso saber de ti. Comparto tus legitimas preocupaciones. Son las mismas que las mias.Es en nuestros hogares donde todo debe comenzar. Es en nuestro propio templo donde debemos iniciar a forjar la sana conducta de nuestros hijos.Tenemos que trabajar adentro, en la médula del probrema. Un buen ejemplo enseña más que mil palabras. Las palabras generalmente se van con el viento. Las buenas acciones son duraderas en el tiempo y sus resultados son millonarios.

Antonio Mateo Reyes.

Eduard Ureña dijo...

Por supuesto Isaias, esta pagina es suya y ya Leandro le autorizó.

Anónimo dijo...

Leandro, es un placer inmenso saber de ti.Muy atinado tu artículo.Es una patética realidad.Hemos dejado de enseñar en el hogar. Esa es la razón fundamental de tantas inconductas.Nuestras primeras enseñanzas deben emanar de nuestros hogares.Nuestros niños comienzan hacerse buenos o malos en nuestras casas. El ejemplo, es el mejor maestro.

Antonio Mateo Reyes.