viernes, 16 de diciembre de 2016

Evangélicos creen que sectores externos promueven cultura abortista en el país

SANTO DOMINGO (R. Dominicana).- La presión que hacen organizaciones de la sociedad civil, incluyendo los gremios feministas, para que se despenalice el aborto, estaría siendo dirigida por sectores externos, afirmó este viernes el presidente del Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (Codue), Fidel Lorenzo.

 Para el líder evangélico, sectores del país insisten en lograr que se despenalice el aborto en la República Dominicana pese a que el artículo 37 de la Constitución establece que: “el derecho a la vida es inviolable desde la concepción hasta la muerte.

No podrá establecerse, pronunciarse ni aplicarse, en ningún caso, la pena de muerte”. Rebatió la posición de quienes se han abanderado del aborto terapéutico porque, según dijo, para existir ese término “habría que aceptar que el aborto es una enfermedad”, por lo que eso es una estrategia para sensibilizar a la población y lograr su despenalización. “Aquí estamos hablando de que abrir la ventana para el aborto, no es lo que salvaría vida, lo que salvaría vida aquí es que el Estado apruebe el presupuesto que necesita el sistema nacional de salud para que pueda velar por la salud de la mujer de manera integral, no solamente durante el embarazo; antes, durante y después del embarazo”, aseguró el reverendo Lorenzo.

 Al participar como invitado en el programa “La Súper 7 en La Mañana”, que se transmite por La Súper 7 (107.7 FM), el presidente del Codue dijo que la realidad es que el Estado dominicano ha sido irresponsable al no destinar los recursos suficientes para el bienestar de la mujer en términos generales. Aclaró que lo único que se aboga porque se respete la vida, incluyendo hasta la del no nacido, y recordó que el Código Penal dice que el médico debe hacer lo posible para salvar la vida de la criatura, así como de la madre cuando ésta se vean en peligro. “Grupos abortistas y feministas han explotado la idea de que Esperancita murió por lo religioso,

Esperancita murió por su familia, ya Esperancita había tenido otro embarazo, ese no era su primer embarazo y su familia se hacía cómplice de sus relaciones sexuales y volvió a salir embarazada y murió”, indicó. Rosaura Almonte Hernández (Esperancita), de 16 años, murió el 17 de agosto de 2012 en el Centro de Salud del Seguro de los Maestros (Semma) en medio de una hemorragia masiva.

Según denunciaran sus familiares la menor falleció debido al retraso injustificado de los médicos en aplicar el tratamiento para la leucemia que le diagnosticaron estando embarazada. “Probablemente, hay otros casos en los hospitales de la misma característica de Esperancita, ahora bien, el país no puede legislar pensando en las excepciones sino en las reglas. Abrir una puerta en un sistema tan débil que no es capaz de monitorear nada”, agregó Lorenzo. 

No hay comentarios: